“Mallorquins i catalans”

Estaba yo pensando… ahora escribiría sobre: mallorquines y catalanes.

     El cantante mallorquín Tomeu Penya, tiene una canción curiosa (ver aquí) que se refiere sutilmente a la polémica que, en cuanto a la lengua hablada en la islas, enfrenta desde hace mucho tiempo a dos posturas: una que dice que en Baleares se habla catalán; y otra que dice se habla sa llengo baleá. Pues bien, hoy aprovecho el título de esa canción, “mallorquins i catalans“, para este artículo; y es que aunque sé que me voy a meter en un tema muy enrevessat, me apetece posicionarme en esa porfía.

     A finales de julio volvía esta controversia a la luz públia: Chicho, el padre del piloto mallorquín Jorge Lorenzo, había dado su opinión personal en cuanto a lo que el cree que ocurre en Baleares con el nacionalismo catalán. Lo había hecho de una forma contundente mientras (parece que) debatía con otra persona en un grupo de Facebook en el que convergen aquellos que defienden la sustitución del .cat por un .bal en los dominios de las páginas web de entidades de Baleares. La noticia (por ejemplo) la contó así Última hora.

     No voy a explicar profundamente ahora los diferentes movimientos que existen en la islas en cuanto a estos temas, porque me tendría que extender toda la tarde y es un asunto que da para hablar mucho. De forma resumida os diré que hay dos posturas enfrentadas, que van más allá de una diferencia lingüística:

a) la pancatalanista: que defiende la (digamos) catalanización de las islas, en base a su innegable relación histórico-cultural, la repoblación de Mallorca por catalanes después de la conquista de Jaime I, la lengua catalana que defienden como única en diversos territorios que  pretenden reunir en una unidad geográfica lingüística, la inmersión de Baleares en el mapa de los Païssos Catalans como unidad político-lingüística, etc.

cuatribarrada catalana

b) la gonellista: que forman aquellos baleares que pretenden defenderse del expansionismo del anterior movimiento en las islas, quieren que se reconozca la lengua balear como la propia de Baleares y no la catalana, y no quieren que Baleares se incluya en el proyecto soberanista de los llamados Païssos Catalans, además de defender la bandera tribarrada mallorquina en contra de la cuatribarrada catalana, entre otras cosas.

tribarrada de Mallorca

Y ahora expondré un poco mi opinión sobre todo esto.Veréis que es un tema muy complicado y en el que cada parte puede o no tener razón.

     Empecemos por el sentimiento, es decir, de donde se siente cada uno. Mis hermanos y yo somos la primera generación de mallorquines de una familia (mayoritariamente) de orígenes andaluces. Nací en Palma y como tal me siento mallorquín. Me enorgullezco de ello y defiendo mi tierra ante quien quiera atacarla. Como yo, hay muchos, pero también hay muchos que habiendo nacido en Mallorca, se sienten catalanes. ¿Por qué? Pues supongo que porque en sus antepasados hay alguno de aquella región o porque llevan un apellido de aquél origen y sienten más vínculo hacia esa tierra que hacia la propia que les vio nacer. Yo por ejemplo, pues no tengo más vínculo con Catalunya, que algunos primos nacidos allí. Y no tengo nada en contra ni de esa tierra ni de su gente (mientras no quieran venir a echarme a mí de la mía). Es difícil, porque claro, yo me siento mallorquín y español; y otros mallorquines se sienten mallorquines y catalanes. No pasaría nada si la segunda condición no fuera asociada a un movimiento nacionalista en esa región que pretende desde hace muchos siglos separarse de España. El problema viene cuando los mallorquines de nacimiento que se sienten catalanes por herencia, aceptan las teorías catalanistas y se unen a la causa independentista. Entonces ya tenemos dos clases de mallorquines: los que como yo, se sienten mallorquines de nacimiento y españoles por herencia o nacimiento; y los que se sienten mallorquines de nacimiento y catalanes por herencia. Y entonces es cuando por mucho que hablen dos personas de ambas posturas, nunca llegarán a entenderse ni convencerán el uno al otro de ‘su’ verdad. Yo no entenderé porqué un mallorquín es capaz de querer incluir a Baleares en los Paíssos Catalans; y ellos no entenderán porqué un mallorquín quiere que Baleares continúe bajo el yugo opresor del Estado español (entre otras, expresión usada por ellos).

     Pero eso no es todo. El complicado concepto sentimental, se lía todavía más si profundizamos en otras posturas. Cabría señalar otras dos clases de baleares según del lugar de que se sientan: primero, los que yo llamaría “balearistas”, es decir los que ni se sienten catalanes ni españoles (éstos generalmente predican la independencia de las islas respecto de aquellos dos territorios); y dentro de esos, los “menorquinistas” o “ibicenquistas” (perdonad por los nombres, pero es para diferenciarlos), que serían otro grupo de personas (que las hay) que se posicionan en contra de los mallorquines, pues entienden que desde la isla mayor se quiere defender sólo los intereses de esta isla y no de las dos menores. Intentando generalizar movimientos, más o menos esos serían los principales. Luego habría otros dependiendo de lo que cada persona sienta en relación a un territorio.

     Pero todo no queda en lo que uno sienta. A este lío de orígenes, se une la lengua. Y volvemos a tener dos posturas enfrentadas: una, que dice que el catalán es históricamente la lengua propia de Baleares; y otra, más arraigada en las islas, que defiende la que llaman llengo baleá cómo la que las gentes de estas islas han hablado tradicional y popularmente, frente a la catalana estandarizada que se viene imponiendo en los últimos tiempos. Y este tema es más complicado todavía, porque uno puede sentirse de aquí o de allá, pero pensará y hablará como ha aprendido (normalmente el uso de la lengua provocará el vínculo territorial). Surge así el contínuo enfrentamiento verbal entre:

a) el mallorquín que lo habla y no soporta que le digan que habla catalán;
b) el mallorquín que no soporta oir que existe una lengua llamada ‘balear’ y asegura que su lengua se llama y se llamará ‘catalán’; y
c) el mallorquín que habla castellano.

     El primero, seguramente será llamado por el segundo gonellista por atacar la unidad de la lengua catalana y defender una supuesta “llengo balear”; el segundo será atacado por los otros dos, que entienden que su postura favorece la integración de Baleares en los Païssos Catalans; y al tercero, el segundo le dirá ‘facha’ o ‘espanyolista’ sin escuchar si quiera sus argumentos, por el simple hecho de expresarse en castellano.

gramática d'es Baléà

            En un debate lingüístico, seguramente acabarían apareciendo expresiones o palabras que se usan corrientemente por quienes dejan a un lado los argumentos y recurren al insulto. Suele pasar en estas conversaciones, que cuando uno argumenta en contra de la postura del otro, siempre habrá alguien que aparezca para insultarlo. Lo que más corrientemente se dice es (como dije arriba) “fascista” y quien más suele usarlo es el catalanista al encontrarse con alguien que habla solo en castellano y defiende algo que no sea su postura (pues intenta relacionar a la persona que lo contradice con el franquismo, que atacó duramente a los catalanistas). A mí me lo han dicho un sinfín de veces y sinceramente, me duele. Me duele porque entiendo que quien me acusa con esa expresión, no se da cuenta de su significado ni en el diccionario ni desde el punto de vista histórico. Yo he pretendido defender mis teorías estos días en varios grupos de Facebook en contra de esa inclusión de Baleares en los Païssos Catalans, y por haberme ‘atrevido’ a hacerlo en la lengua que mejor me expreso, han tardado pocos minutos en decirme ‘facha’. Nadie ha argumentado nada en contra de mis teorías ni han intentado convencerme de mi equivocación, solo han dicho ‘fascista’ y ‘españolista’. Bueno hoy han innovado…me han llamado “pepero gonelllista” 🙂 . Y ya me he tomado el derecho personal de contestar a esa adjetivación sin fundamento, respondiendo con esta otra: el Terra Lliure y las semejanzas del pancatalanismo y el nazismo.

     A diferencia de los pancatalanistas, entre los que alguno sería capaz de clamar por la vuelta del grupo terrorista del Terra Lliure (que en su tiempo fue como la ETA pero en Catalunya) y de aceptar como válido el tiro en la nuca a quien no comulgara con su ideología; yo no apoyo ninguna clase de violencia para imponer ideas. Las ideas se argumentan, se exponen y sólo la razón es quien da fuerza a las ideas. Así que resulta curioso que por el simple hecho de defenderme en castellano, alguien se tome la libertad de llamarme “fascista”… sin ni siquiera escuchar mi explicación. Y lo hace generalmente quien se posiciona a favor de la integración de Baleares en los llamados Païssos Catalans, que se vende como proyecto lingüístico-territorial por algunos, cuando en realidad vemos otros que piden la autodeterminación para las regiones que lo integran. Lo mejor es que nadie ha preguntado si los valencianos o baleares quieren estar en ese proyecto, simplemente los catalanistas nos han metido ahí porque su teoría es que es una nación unida por su cultura y su lengua desde siglos inmemoriales. Y cuando oigo alguien que dice esto y tiene las narices de llamarme fascista o de colgar fotos de Hitler intentando relacionarme con esa ideología, me gusta contrarrestar esa opinión con esta otra, extraída de la llamada Crisis de los Sudetes:

Desde la creación de Checoslovaquia en 1919, se utilizó mayormente la expresión alemana Sudeten para designar a la minoría germanófona que habitaba Moravia y, sobre todo, la frontera de Bohemia con la Silesia alemana y Sajonia (Los Sudetes). Éstos representaban más del 30% de la población total de este territorio de unos 3,5 millones de habitantes, y conservaron la cultura y las tradiciones alemanas. Eran descendientes de colonos alemanes invitados a poblar la región por los reyes de Bohemia a partir del siglo XIII.[…] La ocupación alemana se realizó del 1 al 10 de octubre, sin que las otras potencias europeas reaccionaran. Tras ello, la mayor parte de la población checa fue expulsada de la región. A finales de 1938 desaparece el Partido Alemán de los Sudetes y se fusiona con el Partido Nazi Alemán. En marzo de 1939 Alemania ocupó el resto de Checoslovaquia.

nazismo alemán

     Viendo este texto, y recordando las pretensiones del fascista Hitler en cuanto a la región de Los Sudetes (que no estaba en Alemania, pero se pretendía anexionar por su supuesta relación cultural con los germanos); me gusta hacer un ejercicio de sustitución, y cambiar Checoslovaquia  y checos por Baleares y baleares, Partido Nazi Alemán por Esquerra Republicana de Catalunya o Alemania por Catalunya; y curiosamente, el resultado es muy parecido al actual. Con ello volvemos al mismo dilema. Ellos me ven fascista por hablar castellano y yo los veo a ellos por defender al Terra Lliure y pretender anexionarse Baleares sin nuestra opinión. Así que como dije, esto es algo en lo que no nos pondremos de acuerdo.

     Desde finales de julio he vuelto a participar activamente en estos debates a raíz de la polémica que comenté antes, con el padre de Jorge Lorenzo. Y a este hombre lo han insultado y acusado de todo y más por decir que los catalanistas quieren terminar con la cultura balear. Le han dicho “fascista”, “españolista”, “forastero de mierda” (es gallego de nacimiento), le han invitado a coger el “barco de rejilla” (expresión fea que se le dice a alguien invitándolo a que se vaya de la isla y a ser posible en un barco que se hunda en el mar), le han reprochado su propuesta de quemar banderas catalanistas (pero no recuerdan que ellos se cansan de quemar banderas de España y no les pasa nada) y se han ofendido por sus insultos hacia los nacionalistas catalanes. Y todo eso brotó de un foro radical, llamado Racó Català, donde el mismo día del asesinato de dos guardias civiles en Palmanova, se estaban alegrando de ello. De hecho se juntaron unos cuantos para denunciar el perfil de Chicho Lorenzo en Facebook, y consiguieron que la red social se lo bloqueara. Y yo me pregunto… ¿Entonces que hacemos con el foro Racó Català, donde se apoya el terrorismo y la violencia armada o se mofan de una víctima de ETA? ¿Eso no es ofensivo?

Chicho Lorenzo

     Parece que les haya molestado que se insulte a los catalanistas. En cambio bien que se reían y aplaudían cuando Pepe Rubianes en TV3 se permitía el lujo de insultar a los que nos sentimos españoles (ver vídeo). Pero claro, eso no es lo mismo… ellos siempre son víctimas pero nunca verdugos. En estos casos, siempre me gusta recordar una frase del Evangelio de San Mateo que dice:

¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo?

     En fin esto tristemente es lo que hay. Quien nace en Mallorca debe posicionarse en uno u otro bando según se sienta de aquí o de allá, o hable esto o aquello. Por desgracia, es algo que ocurre (y creo que ocurrirá) entre mallorquins i catalans

     ¡ Hasta la próxima !

Anuncios